sábado, 23 de enero de 2010

Planta de la catedral de Reims



La planta tiene tres naves, un transepto (también con tres naves) y un ábside con girola y capillas radiales. Esta catedral reduce la longitud del transepto casi hasta coincidir con las naves laterales.


Como elementos constructivos destaca el arco ojival y la bóveda de crucería. Las naves laterales se encuentran separadas de la nave central por una serie de columnas lobuladas.

Como rasgo más destacable de la Catedral de Reims, podemos hablar de la hipertrofia de la cabecera, una de las particularidades de algunas iglesias francesas del siglo XIII, aunque en esta catedral llega a ocupar la mitad justa de todo el edificio.

El interior destaca por la esbeltez de su estructura y presenta tres niveles: arcos, triforio y ventanas.

La galería de arcos contiene (cada una), una estatua de reyes en su interior.

Las vidrieras restauradas poseen tonos rojizos o azulados.
Como resultado, luz interior de la catedral no es la clásica de los grandes templos góticos. En la girola hay una vidriera con hermosos tonos azules, de Chagall, y es una valiosa aportación moderna al arte de los vitrales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada